Antes de soltarnos de la mano que nos tiende la nostalgia en esta época del año, os propongo echar la vista atrás y retomar las mejores sensaciones que nos dejaron los videojuegos de antaño.

Una de las paradas ineludibles de ese viaje por la memoria se paga con monedas de 25 pesetas. Viajamos a los 80. En marcha.

Pisamos sobre un embaldosado sucio, tapado de restos de pipas, papel de chicle, restos de refresco, y alguna colilla. Mientras observamos las palmas enrojecidas de nuestras manos, podemos escuchar los chillidos de la chavalería que nos rodea ahogándose entre familiares sonidos electrónicos. ¿En qué máquina nos ponemos a hacer cola para empezar?

Pacman

(Namco, 1980)

La más exitosa máquina recreativa del momento, con casi 300.000 muebles instalados antes del 87, y creación de Toru Iwatani. Nos convenció a todos de lo estimulante de corretear por habitaciones oscuras, tragando pastillas como quien respira, y huyendo de los fantasmas del lugar. Sin duda, un juego que marco la cultura de los 80…



pacman-m

Pac-man

Galaga

(Namco, 1981)

Secuela de “Galaxian” y aventajado alumno de “Space Invaders”, este adictivo matamarcianos que da nombre al submarino de la serie “Perdidos”, nos propone eliminar oleadas de enemigos que se lanzan hacía nosotros haciendo parábolas kamikazes e intentan abducirnos. Si queréis un reto para valientes, el record mundial, de 15,999,990 puntos, lo ostenta el estadounidense Stephen Krogman desde 1989.



galaga-m

galaga

Donkey Kong

(Nntendo, 1981)

El que iba a ser el último intento de la veterana compañía japonesa por abrirse un hueco en el mercado americano, con el que debutaban, como diseñador un joven llamado Shigeru Miyamoto, mas tarde creador de sagas como Zelda, Mario o Pikmin, como personaje jugable un tal “jumpman” que poco después se rebautizaría como Mario, y como enemigo final una caricatura de King Kong que daba nombre al juego, terminó por cumplir su objetivo de sobra, y catapultar a la compañía al éxito mundial del que sigue viviendo 35 años después.



donkeyk-m

donkeyk

Robotron: 2084

(Vid Kidz, 1982)

El psicodélico juego que popularizó el control de doble stick, fue aclamado por la crítica del momento y disfruto de un relativamente alto éxito, colocando casi 20.000 muebles y recibiendo múltiples conversiones. Nos propone salvar a la humanidad del ataque de robots inteligentes desde una vista cenital, y manejando a nuestro héroe de forma independiente de la dirección en que disparamos. Más tarde inspiraría todo un género que hoy día vemos encarnado en juegos como geometry wars, nano assault, o stardust hd.



robotron-m

Robotron2084

robotorn2084_2

Pole Position

(Namco, 1982)

Del mismo Iwatani que creaba pacman un año antes, considerado el juego de carreras más influyente de todos los tiempos, fue la máquina más popular de 1983 en América. Nos ponía, literalmente, al volante de un bólido de fórmula 1, sentándonos en un mueble que utilizaba un potente hardware, por primera vez, de 16 bits, dotado de volante, palanca de cambios, y pedales de acelerador y freno, para conducirlo a través de las primeras pistas virtuales que recreaban circuitos de la vida real.



Pole-Position

pole-m2

polepos