Agárrense fuerte porque esta lista da vértigo verla. En 1000historias amamos el cine español…A veces, otras nos dan ganas de prenderle fuego al cine. Así que hemos decidido crear esta lista para volcar nuestro resentimiento acumulado.

Puede que alguno de los actores que aparecen sea tu actor preferido. Si es así no te enfades, la única razón por la que los hemos incluido es porque al verlos interpretar nos dan bastantes ganas de meternos la mano por la garganta y arrancarnos el corazón. No es nada personal.

Nuestro Top 5 de actores que debieron haberse dedicado a otra cosa:

5- Liberto Rabal

en_chair_et_en_os_carne_tremula_1997_portrait_w858

En 1997 le cayó una nominación al Goya como actor revelación por su papel en “Tranvía a la Malvarrosa”. Las únicas explicaciones plausibles que se nos ocurren para esto: O bien los críticos se enteraron que era nieto de Francisco Rabal y decidieron darle un voto de confianza para animarlo, o eran ciegos.

Un par de años después, con “Carne Trémula”, pasó por esa “picadora de carne” de actores jóvenes llamada Pedro Almodóvar.

Actor guapo y sin demasiado talento + papel en película de Almodóvar = Carrera destruida.

En 2015, lejos de papeles importantes en cine, se mantiene actuando en series de televisión de sobremesa.

4 – Eduardo Noriega

Eduardo-Noriega-

El pijo del Ford Fiesta blanco y el jersey amarillo de la canción de los Hombres G. En el 96, antes de que Amenabar se atontase, colocó a Noriega en un papel bastante desconcertante en la más que meritoria “Tesis”.

A partir de ahí, cada vez que intentó salirse del estereotipo de chico de familia bien… Fracaso absoluto. Un fiel seguidor del método de interpretación Joey Tribbiani (acostumbra a mirar al infinito y poner cara de estar resolviendo la raíz cuadrada de 8357). En 1000historias dudamos de cuál es su mejor papel de los últimos años: Enseñar el culo en un anuncio de tónica o aquel esperpento haciendo de villano en película de Schwarzenegger.

3 – Guillermo Toledo

descarga

Nos olvidamos de polémicas políticas que no nos interesan y nos ceñimos al cine. Toledo salió de la escuela de interpretación de Cristina Rota (Un personaje que nos crea aprensión) y parecía que iba a comerse el mundo. Lo bueno de Toledo como actor es que no engaña, ya le puedes pedir que interprete a un sociópata, a un marido despechado o a un jardinero en paro, siempre te va a dar la sensación de que se interpreta a sí mismo. A pocos actores habrán visto esforzarse menos.

2 – Jorge Sanz2012_05_23_IMG_2012_05_23_113A133A26_snaz_27

Si alguna vez tienes una entrevista de trabajo para un puesto que claramente te viene grande y tienes que preparar tu curriculum, no lo dudes, llama a Jorge Sanz para que te ayude. Un claro representante de un mal endémico del cine español: Si eres “guapete” y “simpaticón” te van a llover los papeles aunque no tengas ni idea de interpretar. Cubista e hiperbólico, si a Sanz le mandas interpretar a un científico polaco, también le pone acento madrileño. Debe ser que le gusta aportar un toque castizo a sus personajes. Cuando la mayoría de los directores trasnochados del cine español se fueron retirando, al bueno de Jorge empezó a faltarle el trabajo. Aún así, nunca se vio a un actor tan malo protagonizar tantas películas importantes.

Uno de sus últimos grandes méritos fue cargarse el sólito la película “El Lobo”. Además aquí su interpretación “llena de matices” tiene merito doble, porque consiguió que Eduardo Noriega pareciese Marlon Brando…Lo cuál no debe ser sencillo.

1 – Jordi Mollá

jordi-molla_590x395

Un crack, un fenómeno, un artista, un semi Dios. Hace años detestaba a Jordi Mollá, a día de hoy me parece tan malo que lo he acabado cogiendo cariño. Cada vez que veo uno de sus papeles me da la sensación de que Jack Nicholson es un actor comedido. Si algún día Mollá consigue sobreactuar un poco más, probablemente creará una brecha en el continuo espacio-tiempo y moriremos todos.

Si queréis disfrutar de una delicatessen cinéfila, poneos “2 policías rebeldes 2” y disfrutad de la interpretación de este genio. En especial del momento en el que suelta la frase “La culpa es de las putas ratas que se comen mi fucking dinero” con un acento cubano psicotrópico que hace que Al Pacino interpretando a Toni Montana en “Scarface” parezca portorriqueño.

#GoyaParaJordiMollaYa

(Visitado 3.321 veces, 1 visitas hoy)