Se viven momentos difíciles en Can Barça.

A pesar de estar a tan solo un punto del Real Madrid en la liga (aunque este con un partido menos) y clasificado para la siguiente ronda, tanto en Copa del Rey como en Champions League, los aficionados ven partido a partido como el juego del equipo no acaba de carburar.

Luis_enriqueLuis Enrique apuesta por un estilo práctico, intentando dominar las áreas, donde los cracks de la vanguardia decidan los partidos, pero desde el periodo estival de fichajes ya se vislumbraban problemas para desarrollar este estilo de juego con eficacia.

La secretaria técnica tenía ante sí un gran reto, ya que debían retocar todas las líneas por las numerosas bajas de jugadores importantes.

Apostaron por Jeremy Mathieu (20 mill €) y Thomas Vermaelen (19 mill €) para solucionar el mal endémico del centro de la defensa, dos jugadores de perfil bajo para un puesto tan importante, donde es muy alargada la sombra del gran capitán Carles Puyol.

Además llegaron con polémica por el elevado precio de sus fichajes, Mathieu por ser un jugador de avanzada edad y Vermaelen por venir lastrado por las lesiones. Todo el mundo en Barcelona se pregunta ¿no se podía fichar un central top con el coste total de ambos?

douglassLa decadencia del lateral derecho tampoco ha sido subsanada con un fichaje de relumbrón. Luis Enrique se cansó de pedir al colombiano Juan Guillermo Cuadrado, carrilero de la Fiorentina, pero no fructificaron las negociaciones. Así que Dani Alves, que estuvo más fuera que dentro del equipo, se ha quedado y como sustituto se ha fichado al desconocido lateral brasileño Douglas (5.5 mill €) ya que Montoya de momento cuenta poco o nada para el técnico Asturiano.

En el centro del campo tampoco se llevó a cabo una renovación profunda, han llegado Rakitic (18 mill €) y Rafinha (vuelve tras cesión)pero no parecen ser suficientes ya que no se completó con la llegada de un sustituto de Xavi Hernández. El rojiblanco Koke Resurrección era el sustituto ideal, pero ante la imposibilidad de fichar al jugador atlético, Xavi (que había coqueteado con el futbol qatarí) optó por quedarse en el club de su vida.

Sólo en la portería con Claudio Bravo (12 mill €) y Ter stegen (12 mill €) y en la línea de ataque, con el fichaje estrella de este Barça 2014/2015, Luis Suárez (81 mill €) parecen estar bien cubiertas las necesidades del equipo.

A todo esto hay que sumar la imposibilidad de fichar por la sanción de la FIFA hasta enero de 2016, salvo sorpresa en el TAS.

Así continúa la deriva en el juego del equipo, con muchas carencias en defensa, sin sistema ni once definido y excesiva “ Messidependencia”. Mucho trabajo tiene por delante aún Luis Enrique, al que le toca jugar a ganar en tiempos revueltos.