Todavía tengo la esperanza, de encontrar personas con un mínimo de sensibilidad y empatía, que también les cueste olvidar tu foto (eso fue lo que a mí me sucedió). Mover algo dentro de su corazón y su cabeza que les haga recapacitar. Aunque el motivo que me ha llevado a escribirte esta carta es que tu historia, y la de tantos niños en tu misma situación, no queden en el olvido. Me he atrevido a inventarte un nombre, he decidido llamarte Guille. Espero que te guste, es el nombre que tiene el hermano pequeño de un famoso personaje de cómic. Me gustó la idea porque el dibujo en sí no tiene color, así que podría ser un niño blanco o negro, al fin y al cabo ¿qué importancia tiene el color?. Es un niño que, al igual que tú, inspira ternura y cariño. ¿Sabes? A menudo los adultos olvidamos que vosotros actuáis y os comportáis en función del entorno en el que estáis viviendo, vuestro círculo familiar, de ello depende que seáis más o menos buenos, alegres o tristes, revoltosos o tranquilos, depende más de nosotros los adultos, que de vosotros mismos. Se nos olvida… Desde que vi tu carita no he podido olvidarte. Si por alguna razón me encuentro con otros ojos que expresan tantas cosas como los tuyos, hacen que tu imagen vuelva a mi memoria. Quizá sea esa la razón… no olvidarte. ¿Cómo no recordar tu mirada? Dice tantas cosas… Tú todavía no entiendes de futuro ni de porvenir, pero al contemplar tu foto, hablas. Por lo menos a mí me dijiste: ¿qué va a ser ahora de mí…? Me había olvidado, mi nombre es Alba y otro de los motivos de esta carta es explicarte cómo es la vida “desde este otro lado del mundo”, aquí las personas vamos con tanta prisa que hasta estamos olvidando mirarnos a los ojos cuando nos hablamos. Hoy he visto el telediario, un “programa” que dan en la televisión todos los días. Tu enfermedad ya no es noticia, fue algo puntual con lo que nos bombardearon durante un tiempo, consiguieron crear un estado de pánico en la población mundial pero que, a fecha de hoy, tres meses después, ya ha quedado en el olvido.

1920406_671993682912099_7463184507855071506_n

Pero bueno, es lo normal, ahora lo que tienen que contarnos en los informativos es acerca de los partidos políticos. Dentro de poco en mi país se celebrarán las elecciones, un acto que ocurre en muchos estados cada cierto tiempo. Así que ahora los medios de comunicación tienen que tener mucho cuidado con lo que nos cuentan a la población. Es tiempo de no preocuparnos, de hacernos creer que todo está mejorando. Todo esto viene porque el país en el que vivo está atravesando una crisis, dicen que es económica. Supongo que esto no lo entenderás bien, pero seguro que en pocos años lo tendrás claro. Por desgracia sucede en muchos lugares del mundo, cada cierto tiempo, toca una crisis. Pero a mí, más que preocuparme la crisis, lo que me aterra es el ambiente que los medios de comunicación consiguen crear en la población, parte de ella ha dejado de tener criterio propio, han decidido dejarse llevar por algo tan fácil como apretar un botón y esperar que les cuenten cómo tienen que sentir, vivir, actuar y preocuparse. Así te resultará más fácil entenderme cuando te digo que vivo en un país triste y preocupado. Aunque en muchos hogares la nevera esté siempre llena y estemos acostumbrados a tener de todo, nos estamos vaciando de lo más importante, los valores humanos. Desde aquí, “desde este otro lado del mundo” todavía queda gente que no te olvida, por lo menos yo no lo hago.

Para mí nunca fuiste un “nadie”. Tú, tú eres alguien.

(Visitado 294 veces, 1 visitas hoy)