Valoración del autor

8.8

28 de Marzo de 1977, Dorothy Chandler Pavilion de Los Angeles, Jack Nicholson sube al escenario con su impecable esmoquin para entregar el Oscar a la mejor película del año anterior. Entre las nominadas hay pesos pesados como “Todos los hombres del presidente” de Alan J. Pakula o “Taxi Driver” de Scorsese, pero cuando el bueno de Jack abre el sobre……. and the winner is…… “Rocky”.

Un año antes, Sylvester Stallone, un italoamericano si un centavo en el bolsillo que soñaba con abrirse paso en el mundo del cine vio por televisión el combate entre Muhammad Ali y Chuck Wepner por el campeonato del mundo. Un coloso carismático que venía de destrozar psicológicamente a Foreman en África contra “el sangrador de Bayona”, un luchador de poca monta que con 37 años y una casi nula técnica boxística decidió desafiar al más grande, lo que los americanos llaman un “no hoper”. Wepner perdió, pero pese a encajar una descomunal paliza, estuvo a punto de noquear a Ali en el décimo asalto. Inspirado, Sly estuvo tres días escribiendo sin parar hasta tener preparado el libreto de Rocky.

chuck-wepner-ali-cordon-23012015

Casi 40 años después llega “Creed”, dispuesta a provocar el mismo ruido que en su día hizo la primera película. A medio camino entre la secuela y el Spin off, lo que al principio parecen 2 horas de puro entretenimiento se acaban convirtiendo en algo especial.

  • Adonis Johnson no llegó a conocer a su padre, el campeón del mundo de los pesos pesados Apollo Creed, que falleció antes de que el naciera. Sin embargo, nadie puede negar que lleva el boxeo en la sangre, por lo que pone rumbo a Filadelfia, el lugar en el que se celebró el primer combate entre su padre y Rocky Balboa. Una vez allí, Adonis busca a Rocky y le pide que sea su entrenador.

El guión es una historia mil veces contada, otra vez la búsqueda del sueño americano…. ¿Pero a quién demonios le importa? También es emocionante e inteligente (atención a la broma de “la nube”, impagable). Hay un joven luchador intentando llegar a la cima, una chica con problemas y un maestro cansado por tantas batallas. Todo tiene un aire de vieja escuela, pero realmente bien adaptado a los tiempos modernos. La demostración palpable de que si mimas un proyecto con atención y esfuerzo este puede trascender a sus propios objetivos. Un modélico producto de “fan service” que acaba encontrando su propio camino.

30

El amor por la historia de esta saga está latente en cada detalle, se respira en cada plano, pero “Creed” es más, mucho más: Desde la impecable dirección de Ryan Coogler (Hay un plano-secuencia integro de un combate que debió volver maníaco-depresivo al director de iluminación), pasando por la incorporación de Michael B. Jordan como protagonista (su interpretación es carismática y tiene estilo), hasta el bueno de Sly en el mejor papel de su carrera (contenido y melancólico).

Creed” nos parece una de las mejores películas de este año.

Ve al cine, deja tus prejuicios en la puerta e imagina que suena “Gonna fly now” de Bill Conti mientras tu asciendes esprintando por las escaleras del museo de arte de Filadelfia, al llegar arriba……… coge aire, ya sólo te queda levantar los brazos.

Rocky-1