Valoración del autor

8.2

No hay nada más difícil para mi en el mundo de la critica cinefila que hablar de una película de González-Iñarritu, un ser al que amo y detesto a partes iguales.

Sobrevalorado en el inicio de su carrera hace un par de años el director mejicano dio con la tecla, llegó “Birdman” y potenció todos las virtudes de su cine, aunque no fue capaz de esconder sus defectos.

Desgraciadamente, con “The Revenant”, el viaje de Huhg Glass por un territorio bello y hostil en busca de venganza, esa sensación se eleva a la máxima potencia. La película es un compendio de virtudes espectacular que sin embargo se ve lastrada por el mismo problema de siempre….. su director continúa enamorado de si mismo.

Se hace muy sencillo dividir la película en dos partes teniendo en cuenta las virtudes y defectos que muestra en sus 157 minutos de metraje. No deja de ser un ejercicio de cine bipolar con 2 caras bien diferenciadas:

– 117 minutos de Fx y Di Caprio:

No perdemos más tiempo en decirlo, “The Revenant” tiene los efectos especiales más espectaculares de la historia del cine. Olvidate de cualquier otra cinta, no hay nada que se acerque, ni de lejos, a la visceralidad y brutalidad que aquí se muestran. Los Fx son salvajes, opresivos, evocadores…… oro puro.

The-Revenant

Un problema de marketing (la naturaleza es la verdadera protagonista de esta obra) no puede alejarnos de una realidad sin matices, Leonardo Di Caprio se encuentra en estado de gracia. Pocos actores han entendido un personaje como lo hace el “Golden Boy” de Hollywood con el atormentado trampero que aquí interpreta: Contenido, carismático, primario…. de Oscar.

47685

– 40 minutos de “Alejandro frente al espejo”:

En algún momento del rodaje Alejandro González Iñarritu debió darse cuenta que estaba filmando una gran película que fluía sola, y eso es algo que su ego no podía permitir. Para solucionarlo decide coger la cámara, vestirse de Terrence Malick, y decirle al espectador “oye tú, mira aquí”. Así empiezan a sucederse una serie de planos de la naturaleza lentos e innecesarios que cortan el ritmo de la narración y se muestran artificiales e inconexos. La súbita necesidad de guiar al espectador para que valore la pericia del director…….Narciso embobado admirando su propio reflejo.
El día que González Iñarritu descubra que la mejor manera de parecer inteligente se basa en no sentir la necesidad de demostrarlo en cada momento…… los espectadores estaremos de enhorabuena.

gettyimages499532142
El todo que forma “The Revenant” es un mar de claroscuros, tan apabullante como decepcionante, tan mágica como desgastada, tan concisa como alegórica.

 

Una gran película,
que debió haber sido una obra maestra.

(Visitado 225 veces, 1 visitas hoy)