Avilés, es la tercera ciudad asturiana y seguramente a menudo permanezca a la sombra de Oviedo y Gijón. No obstante, merece mucho la pena dejar a un lado su fama de lugar industrial de escasa belleza adentrándose en ella y conociendo su encanto y el de sus alrededores.

El centro de la villa es la Plaza de España, en la cual se ubica el Ayuntamiento y donde destaca el Palacio de Ferrera, precioso edificio de estilo barroco convertido hoy en un lujoso hotel. Desde dicha plaza podremos tomar cada una de las diferentes calles que desde ella parten, para recorrer el casco histórico. Imprescindibles son las calles Galiana y Rivero, unidas en su parte alta por el Parque de Ferrera. El lunes de Pascua tiene lugar la Fiesta del Bollo, en la cual todas estas calles se abarrotan de sillas y mesas para la tradicional comida en la calle.

resizer

La calle La Cámara, más moderna y comercial, nos conducirá hasta la parroquia de Santo Tomás de Canterbury, conocida por los avilesinos como “la de Sabugo nueva”. Esa zona de Sabugo, detrás de esta enorme iglesia, es la de más ambiente de Avilés en la cual tomar un culín de sidra, una cerveza o directamente una copa (cacharro). En Carnaval (Antroxu) los locales de la zona también se disfrazan.

parroquias_santo-tomas-de-canterbury_1450_iglesia-de-sabugo_1405620139

En la ribera de la ría merece la pena dar un paseo aprovechando lo habilitado que ha quedado este entorno, con el moderno centro cultural Niemeyer a la cabeza.

fotos-aviles-centro-niemeyer-nocturnas-001

Alrededores:

Aunque Avilés no es una ciudad costera, se encuentra muy próxima al mar. A apenas cinco minutos en coche se encuentra Salinas, oficiosa ciudad asturiana del surf. En verano es visita obligada para disfrutar de su ambiente y sus playas. Las casas que encontraremos a nuestro paso son también dignas de contemplar.

salinas

Otra excursión costera la realizaríamos dirigiéndonos hacia el lado opuesto de la ría. Por una sinuosa carretera pasaríamos por la también surfera playa de Xagó para posteriormente llegar al Cabo de Peñas, paisaje natural de gran belleza y con unas preciosas vistas del mar Cantábrico. El recorrido lo completaríamos visitando Luanco y Candás, villas marineras muy próximas entre sí que no debéis perderos.

imagen

Gastronomía:

En Avilés podemos recomendaros Casa Tataguyo, un clásico que no os defraudará. Se encuentra muy próximo al Parque de Ferrera. Cerca de ahí podréis optar por algo más moderno con el Ronda 14, pues fusionan las cocinas japonesa y peruana. Siguiendo con lo exótico, próximo al Ayuntamiento se encuentra el Alkasbah donde sirven deliciosa comida marroquí. Justo enfrente encontraréis La Posada, lugar perfecto para mezclar lo tradicional y lo moderno.

Ronda-14.-Avilés-1024x576

En la zona de la ría encontrareis La Chalana, donde sirven unos menús muy completos que mezclan mariscos, pescados y carnes a precios sorprendentes. Se han convertido ya en una cadena con otros tres establecimientos en Asturias y un cuarto más reciente en Madrid.

restaurante-la-chalana_1212691 

De camino a Salinas recomendamos Las cuevas de San José, merendero típico que sólo abre entre abril y septiembre ofreciendo comida casera realmente económica.

Ya en Salinas destaca El Balneario, una de las referencias gastronómicas de Asturias que cuenta con una estrella Michelín.

bev-salinas

De Luanco os recomendamos encarecidamente los helados deHelio Hermanos y, en los alrededores, los sabrosos pescados de El Hórreo.

(Visitado 2.270 veces, 1 visitas hoy)