Marco Gutiérrez

Sobre el autor Marco Gutiérrez

Érase un hombre a una consola pegado, érase un vicio superlativo, érase un habito insano y nocivo, érase un jugón terminal y perdido.