“Soul Blanco”. Pocas veces un apodo pudo definir tan bien una voz. Joe Cocker, el chico proletario de Sheffield que con 25 años se subió al escenario de Woodstock para versionar la canción de Los Beattles “With a little help of my Friends” de una manera tan visceral que llegó a ser felicitado por el cuarteto de Liverpool, ha fallecido hoy a los 70 años de edad, a causa de un cáncer de pulmón.

images (1)En un momento en el que la mayoría de las nuevas voces del panorama musical parecen clónicas, hablar de Joe Cocker es hablar de un artista inclasificable. Su voz rota y sus movimientos espasmódicos en el escenario, eran demasiado personales como para compararlo con cualquier otro.

Los que le conocieron personalmente dicen que poseía una personalidad turbulenta que le llevó a embarcarse en todos los clichés de la música de su época: “Sexo, Drogas y Rock and Roll”. Cada vez que tocaba fondo y parecía que iba a desaparecer de la actualidad musical, era capaz de reinventarse y sacar una nueva versión que lo volviese a colocar en la cima. Hoy nos dice adiós el artista blanco que mejor supo interpretar la música negra. Joe cocker se ha ido, pero como suele decirse, nos quedará su música.

“Up where I belong”, “You can leave your hat on” o “Summer in the city” son solo algunos ejemplos de la genialidad de un artista que siempre volvía para recordarnos, que los viejos rockeros nunca mueren.